El baile de Vitola Popotitos

Vitola Popotitos, también conocida como la flaca fea, era una adolescente tímida y, como su nombre lo indica, nada popular. A sus 14 años ya había aprendido a hacerse invisible y a no tener expectativas con respecto al amor. No se trataba sólo de su apariencia (sobre todo el exceso de acné en su rostro) sino también del hecho de que no pudiera mantener una conversación sin sonrojarse o tartamudear. Como sus compañeros solían burlarse de ella, casi nunca interactuaba con ellos.

Por fin había llegado el día de la kermés organizada por la escuela. Vitola no estaba emocionada al respecto pero al menos no habría clases y tendría la oportunidad de pasar más tiempo con sus amigas a quienes sólo veía en el recreo. Cuando llegó a la escuela había un poco de viento y eso le dio ánimos. Normalmente siempre la invadía el miedo al cruzar la puerta de entrada, pero ese día Vitola Popotitos estaba tranquila, quizá podría ser un buen día.

La fiesta comenzó. Había alumnos en los dos patios de la escuela. Algunos participaban en los juegos, otros bailaban. Vitola Popotitos estuvo un rato con sus amigas e incluso cuando se quedó sola mirando a los demás bailar todo parecía estar bien. Por primera vez en mucho tiempo no le preocuparon las burlas ni las agresiones que generalmente debía soportar en ese lugar.

Mantuvo la calma hasta que alguien importante, un cuate que durante un tiempo le había gustado mucho y con quien creyó que compartiría una amistad sincera, deliberadamente se puso a bailar con alguien más justo frente a ella. En ese momento a Vitola de nuevo le pesó su soledad. Una vez más sintió el dolor de ser el patito feo que nunca se convertiría en cisne. ¿Por qué tenía que aguantar mientras los demás buscaban lastimarla? ¿Por qué tenía que quedarse quieta o buscar un lugar para ocultarse? ¿Por qué estaba sola mientras los demás se divertían? ¿Por qué tenía que vivir con el estigma de ser popotitos? ¿Por qué seguía ahí parada? ¿A dónde más podía ir?

Se negó a llorar. Miró a su alrededor buscando una salida, algo que la ayudara a sentirse mejor. Entonces lo vio a él, a Neil Perry (el apodo que ella y sus amigas usaban para hablar de él debido a su parecido con uno de los personajes principales de la película La Sociedad de los Poetas Muertos), al hombre más guapo de la escuela y del mundo entero. Sabía que él estaba muy lejos de su alcance pero era un sueño que le alegraba el día. Verlo la distrajo de sus pensamientos tristes. En su desesperación, harta de vivir siempre en las sombras, se le ocurrió que podía sacarlo a bailar. Aunque tenía la certeza de que le diría que no (pues quién bailaría con la Vitola alias la flaca fea), le pareció una buena idea hacerlo. De esa manera podría decirse a sí misma que en lugar de quedarse cruzada de brazos, estaba haciendo algo para cambiar su situación. Por una vez en su vida deseaba actuar, dejar de ser el blanco de palabras hirientes y risas feas. Nunca se le ocurrió pensar que un rechazo podría empeorarlo todo. No se detuvo a considerar las consecuencias, avanzó hacia él con una decisión que ni siquiera sabía que tenía.

Neil Perry, el hombre más guapo del mundo, estaba de espaldas platicando con sus amigos. Ella lo llamó pero con una voz casi muda que nadie escuchó. Entonces le tocó la espalda y él volteó. Sus amigos se callaron abruptamente. Así, frente a ellos, la que parecía la adolescente más tímida del planeta le preguntó al hombre más guapo del mundo si quería bailar con ella. Él la miró sin poder ocultar lo sorprendido que estaba. Después de unos segundos de silencio, con una sonrisa le dijo que sí. ¡Dijo que sí! ¿De verdad dijo que sí? Vitola no se lo esperaba. Justo en ese momento le cayó el veinte de lo que había hecho y se quedó petrificada, no podía ni parpadear. ¿Qué debía hacer ahora? ¡El popular Neil Perry aceptó bailar con ella! Quería moverse, pero su cuerpo no le respondía. No sabía qué estaba pasando. ¿Qué acababa de hacer! ¿Qué estaba haciendo ahí parada frente a él? Entonces, Neil se acercó a ella y le dijo: “¡Vamos!”, indicándole que fueran a la pista.

Por fin Vitola pudo moverse y llevarlo a la pista. Una vez ahí comenzaron a moverse al ritmo de la música. Ella nunca recordaría cuántas canciones bailaron si fueron dos o tres ni cuáles fueron. Recordaría su sonrisa, su forma tan atractiva de bailar, la manera en que la miraba. No se enteró de nada de lo que sucedía a su alrededor: los compañeros que los observaban, los celos de varias chavas. Nada. Lo único que pasaba por su mente era que estaba bailando con Neil Perry y que él le sonreía a ella, la Vitola. Mientras bailaban se olvidó de la flaca fea, de las burlas, del acné, del miedo, de la soledad. Por primera (y quizá única) vez en su vida se sintió la reina de la escuela, la soñadora feliz, la adolescente risueña capaz de cambiar su vida. No le importó el ayer ni tampoco el mañana, sólo el ahora que deseaba durara siempre. ¡Qué felicidad esos minutos en el paraíso! ¡Qué felicidad bailar con él! ¡Qué felicidad saber que no estaba soñando! ¡Le dijo que sí! ¡Qué sí! ¡Síííí!

IMG_20180613_181148094.jpg

El Baile de la Vitola Popotitos

La música terminó. El hombre más guapo del mundo le dio las gracias y luego le dijo algo más, que si lo acompañaba a una rifa o algo así (en realidad Vitola nunca sabría lo que dijo exactamente). Lo que más deseaba era decirle que sí, acompañarlo, pero no tenía fuerzas para hacerlo. Se le había acabado el valor, los nervios la dominaban y volvía a ser la flaca fea. Quería hablar pero las palabras no salían de su boca. Le dio las gracias sonriendo y lo dejo seguir su camino. En el fondo ella tenía muy claro que los populares y las rechazadas no pueden estar juntos. Ella era la tímida flaca fea y él era el súper galán Neil Perry. Sin embargo, esta vez no se puso triste: había bailado con el hombre más guapo del mundo y eso nadie podría quitárselo nunca.

~ por Naraluna en junio 13, 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: