El comienzo: Aeropuerto Ciudad de México

Llegó el día esperado. Nos levantamos temprano, desayuné, me despedí de mis hermosas adolescentes y mi marido me trajo al aeropuerto. Me costó trabajo despedirme.
¡Qué nervios pensar en subirme al avión! Pero estoy tranquila.
Lo primero que hice en el aeropuerto fue registrarme. En realidad fue rápido hacerlo. Mi maleta estaba dentro de los límites de peso reglamentado.  Todo iba muy bien hasta que el señor que me atendió me pidió el domicilio del lugar donde me iba a quedar en Estados Unidos.  Ese fue mi primer olvido (y espero que también el último).  En ese momento mi celular no tenía señal y no pude hablarle a mi amigo.  Registró que llegaría a un hotel.   Vaya que se me “fue el avión”.  Mientras no me ocurra de nuevo, todo estará bien.  No pedí que me dieran asiento junto a la ventana y creo que los asientos ya estaban asignados.  Me tocó lugar en el centro; me preocuparé por eso a la hora de abordar. Todavía me faltan un par de horas.
Después de documentar, le hablé a mi amigo y la pedí su dirección. No me  sucederá lo mismo cuando vuelva a documentar en Houston.
Una vez lista, llegué al área de comida con antojo de un ” cinabon” (rol de canela). Me encontré con la sorpresa de que ya no está el local donde lo vendían. Me sentí desconcertada. Comer un cinabon calientito  en el aeropuerto era una tradición para mí. Sentí nostalgia.
Me di una vuelta por los otros locales pero no se me antojó nada, ni siquiera un café.
Por fin encontré un lugar donde vendían té. La señorita amablemente me recomendó un té negro cuando le comenté que no deseaba una bebida dulce.
Ahora saboreo mi té mientras escribo.

image

Veo a las familias platicar, a los ejecutivos escribir con prisa en sus celulares.
Estoy nerviosa y emocionada, muy emocionada.
La pareja sentada frente a mí me sonríe. ¡La vida me sonríe!
Me dolió despedirme de mí familia, pero la tecnología me permite sentirme cerca de ellos.
Hablando de tecnología, aunque imprimí mi boleto, no me lo pidieron. Solamente escanearon mi pasaporte y apareció en la pantalla toda la información de mis vuelos. Documenté en menos de 3 minutos. ¡Increíble!
Estoy lista para la gran aventura que será este viaje.

~ por Naraluna en julio 22, 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: